BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

"En el nombre del Señor, podremos lograrlo. Trabajando con firmeza, inteligencia y humildad".

0 comments
POR STILL PEREZ

En los proyectos que asumo emprender o en aquellos en los que me inscribo, suelo tener un optimismo pleno, multiplicado por 10, es la base para dar lo mejor de mí e insipirar a otros. 

Ese optimismo es bueno y conveniente, hasta necesario incluso, pero hace falta un equilibrio que provenga de una mente prudente, humilde y conocedora del éxito. 

Estas ideas las evoco en razón de la sensación de aplomo, firmeza y seguridad, que propician ciertas palabras cargadas de fe y prudencia. Carlos Julio Féliz Vidal, próximo presidente nacional del Colegio de Abogados de la República Dominicana, inculca en el espíritu expresiones de esa naturaleza a los miembros de los equipos que le acompañan, cuando entre nosotros surge alguna afirmación llena de optimismo. 

Hoy, hace algunos minutos, le dije al doctor Vidal que "su candidatura luce indetenible", una afirmación cargada de sano optimismo, propia de un espíritu apasionado.

Su respuesta cayó del cielo, como para encauzar los ánimos y provocar el espíritu del trabajo arduo y continuo:

"En el nombre del Señor, podremos lograrlo.

Trabajando con firmeza, inteligencia y humildad".

Carlos Julio Féliz Vidal es exitoso, prudente y humilde.

Con voz afectada, digo que aquel amigo, maestro y director es un ganador, no conoce la derrota, y, pese a que su candidatura se desliza sobre los hombros de miles de colaboradores en todo el país, que sueñan por una presidencia del Colegio de Abogados de la República Dominicana asumida por este reconocido jurista del país, y trabajan sin descanso desde el día del anuncio de tales pretensiones, su accionar es moderado, prudente, humilde y apegado a la fe cristiana.

"En el nombre del Señor, podremos lograrlo. Trabajando con firmeza, inteligencia y humildad", Carlos Julio Féliz Vidal.