BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Mi profesor Daniel Guerrero se ha ido de este mundo

0 comments
Por Praede Olivero Féliz

Una persona humilde, honesta, trabajadora, que no le preocupaba lo material y que sólo quiso dejar su ejemplo como herencia a su familia, colegas, amigos y a la sociedad; Su nombre: Daniel Guerrero Taveras.

Lo conocí en el último lustro de la década de los ochenta, en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), cuando impulsamos y encabezamos, junto a otros dirigentes y grupos estudiantiles, la lucha académica y reivindicativa.

Aunque el pertenecía al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), cuyo grupo estudiantil nos adversaba, mantuvimos buena comunicación y relaciones amistosas, igual que con casi todos los profesores de ese, otros partidos e independientes.

El Profesor Daniel Guerrero, mostraba su capacidad en las aulas, la radio, la televisión y en sus conferencias, casi siempre repletas de público, no sólo en temas de derecho que interesaban a la sociedad, sino en economía, rama en la que también era especialista.

Escribía exquisito y con profundidad sus artículos para la prensa escrita y sus libros. También llegó a ocupar la posición de Vicerrector de Investigación y Postgrado de la UASD.

En otra etapa de su vida se dedicó a la diplomacia, la que desempeñó de manera ejemplar, conservando sus características, prestando sus servicios en Perú, Uruguay y Cuba.

Estando Daniel Guerrero como Embajador en Cuba, fui invitado por el Comandante Fidel Castro a participar en un acto el primero de mayo, Día Internacional del Trabajo, en la Plaza de la Revolución, a la que asistí en compañía del compañero unerista Jaime Rodríguez, y al que asistió el señor embajador con su franela roja como cualquier cubano, como cualquier invitado de los diferentes países.

Compartimos como iguales, como amigos, como dominicanos, como internacionalistas. 

Ese es el ser humano que ha fallecido, que se ha ido físicamente, dejando un vacío en su familia, entre sus amigos y la sociedad.

Al enterarme del fallecimiento y su velatorio en Santo Domingo, asistí a la funeraria, di el pésame a su viuda, hijos y otros familiares.

Conversé con amigos con los que compartimos el dolor de la partida a destiempo de mi Profesor Daniel Guerrero, ante el cual nos inclinamos reverentes para que su legado no muera y su ejemplo permanezca entre nosotros.

Descanse en paz, Profesor Daniel Guerrero.