BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Una propuesta: permitir recortar el tiempo de estudio a los estudiantes excepcionales.

0 comments
Por Dr. Carlos Julio Feliz Vidal*

Es un paso importante para la educación dominicana, que los dos ministros que trabajan con el sistema educativo nacional, Franklin García Fermín del Mescyt y Roberto Fulcar del Minerd, le hayan comunicado al país que trabajarán en coordinación para mejorar la calidad de la plataforma educativa nacional.

La educación es una actividad continua, su financiación por el Estado incluye el nivel pre universitario y el superior, de ahí que pasar de la secundaria a la universidad deba ser un paso normal y necesario en la superación personal.

Los mejores egresados del Minerd, son, con raras excepciones, los mejores egresados de la educación superior.

Personalmente, felicito esa iniciativa y llamo la atención de los señores ministros para que le den cobertura a la disposición constitucional que llama a tomar en cuenta a las personas con condiciones excepcionales que tiene el país.

No es posible que una persona que puede terminar el bachillerato en tiempo récord, por su brillantez y hacer una licenciatura también en tiempo récord, no se le permita avanzar al ritmo de sus potencialidades.

República Dominicana está sacrificando a niños y adolescentes que son genios, por no tener un programa efectivo y un currículo flexible, para que las personas excepcionales puedan avanzar en la Ciencia y aportar al desarrollo del mundo, pese a que la Constitución Dominicana reconoce el derecho que le asiste a este segmento poblacional, en el artículo 63.

Contrario a ello, hay programas que facilitan el avance de las personas que se atrasan en los estudios, lo que no es malo; lo que no es bueno, es no facilitar el avance de los estudiantes sobresalientes que pueden elegir, si el currículo se hace flexible, el tiempo en que terminarán sus estudios.

El país tiene niños y adolescentes que pueden en un año hacer dos o más cursos y terminar una carrera universitaria en la mitad del tiempo, lo que facilitaría que hagan el  cuarto nivel muy jóvenes y que le sirvan mejor a sus familias, al país y al mundo.

*El autor es doctor en Derecho, doctorando en educación, docente universitario y candidato a la Presidencia Nacional del Colegio de Abogados, período 2023-2026.