BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Turismo y el Sur

0 comments
Por Frederich E. Bergés

Recién tuve la oportunidad de realizar un amplio recorrido por la zona sur del país teniendo a Barahona como sede de las diferentes excursiones llevadas a cabo durante varios días.

El viaje tuvo paradas en El Salado, Galván, Las Marías, Neiba, Villa Jaragua, Los Ríos, Las Barías, Boca Cachón, Jimaní, Duvergé y Cabral.

Mientras realizamos la ruta y las múltiples paradas en diferentes sitios y atracciones, reflexionaba sobre las mismas y el desarrollo turístico.

Lo primero que llama la atención es la aridez generalizada de la zona que, salvo las alturas de Galván y Neiba, parecen más praderas del viejo oeste que las de una isla tropical.

Ello requerirá un enfoque de promoción muy particular. Llama la atención la nitidez y organización de estos dos últimos pueblos, donde bien se puede levantar de manera visible en la vía principal una mejor y más atractiva presentación de la cosecha de uva y los vinos producidos en dicha región.

Lo segundo es la inmensa cantidad de los llamados mulos o policías acostados a lo largo de las vías entre Baní y Barahona, haciendo del viaje un camino lleno de tensión y al menor descuido so pena de arrancar el tren delantero del vehículo. En nada se parecen a las demás carreteras que recorren el país.

Otra característica del recorrido es la cantidad de retenes militares, excepto donde más se esperarían en el tramo entre Neiba y Jimaní. No sé si el motivo es la prevención de la inmigración ilegal o el contrabando, pero cierto es que uno debe preguntarse, si ello más bien desincentiva el turismo que prevenir el tráfico humano.

El Lago Enriquillo, su fauna, vida silvestre, aglomeración de iguanas casi amaestradas, baños en pozas de ríos, pictografías indígenas, uvas y vinos constituyen atractivos que bien pudieran solventar un nivel de turismo mucho mayor.

 Sin embargo, hacen falta más y mejores facilidades de aseo y alimentación y superar los escollos actuales para que dicha región pueda recibir el turismo que bien merece.