BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

‘‘El odio y el resentimiento” los dos elementos conjugados, que evitaron que Peña Gomez sea presidente.

0 comments
Por Xavier Carrasco.

la hemeroteca recoge como hecho histórico aquel evento multitudinario, florido de colores rojo y morado, donde dos hombres que representaban dos corrientes políticas antagónicas se unieron para apoyar a la presidencia de la república a una persona que luego, acogió su propia corriente política distinta a las de ambos ancianos, con la finalidad única y exclusiva de evitar que el doctor José Francisco Peña Gómez, sea presidente de la Republica Dominicana, para las elecciones del año 1996.

En aquel acto multitudinario del ‘‘Frente Patriótico’’ de apoyo por parte de Joaquín Balaguer y Juan Bosch, a Leonel Fernández, escuchamos frases del doctor Balaguer donde tildaba al profesor Bosch de ser su íntimo amigo al mismo que mantuvo durante casi todos sus gobiernos exiliado en cuba este último con el temor de ser ejecutado por el balaguerato criminal rapante del entonces, a muestra de ello, solo observar que las mayorías de las obras de Juan Bosch fueron escritas desde el exilio.

Decía Balaguer que aquel encuentro no tenía un carácter eminentemente político sino más bien patriótico, por su lado el profesor Juan Bosch establecía que en el apoyo al doctor José Francisco Peña Gómez se exponía la población al caos y al desorden y por el lado de apoyo a un Leonel Fernández inexperto en temas de estado, y de una filosofía política de centro derecha, distinta a la de él que era socialista, a la democracia, al progreso y a la estabilización de las instituciones, pero perdía el profesor Bosch de vista que quien administraba el poder político y de estado en el país, en ese momento y que había sido el verdugo de los dominicanos que pensaban distinto a la forma de su gobierno, incluyéndolo a él que fue víctima de sus maquinaciones sus perversas, era el doctor el Joaquín Balaguer.

Es difícil entender el motivo razonable y político que pudo llevar a un Juan Bosch cuestionador del Balaguerismo, el mismo que en el año 1990 había sufrido los influjos de que este le había arrebatado las elecciones presidenciales con sus artimañas perversas en la Junta Central Electoral, la cual era de su total confianza, y en el 1994 el profesor se convierte en uno de los críticos más férreos que tuvo la dictadura del anciano dictador, a formar parte de un movimiento en conjunto de apoyo y de causa común, no propugnando la buena política, ni reforma de criterios políticos, sino con un objetivo muy específico, una candidatura presidencial y la cual encabezaba Leonel Fernández.

‘‘El camino malo está cerrado’’ fue la frase acuñada por el viejo sabio, para establecer que era la primera vez, en el que dos corrientes antagónicas y dos agrupaciones políticas con teóricas filosóficas distintas en el país, firmaban un pacto que su finalidad era de orden patriótico y no del reparto del presupuesto de la nación, como es lo común en este país este tipo de alianzas, pero esto tenía su razón bien fundamentada y era evitar por todos los medios posibles que exista la remota posibilidad de que el doctor Peña Gómez sea presidente, estas expresiones vertidas por Joaquín Balaguer, como si se trataba que el adversario político del entonces, el doctor Peña Gómez, por su origen sanguíneo ponía en peligro la patria o la soberanía nacional, por eso siempre me he preguntado y me preguntaré ¿Por qué razón una persona tan brillante como Balaguer, la técnica de ataque que utilizó hacia Peña Gómez, sea por su raza o su color de piel?, pues esto más que hablar mal de peña, hablaba mal de Balaguer, pues era una estrategia muy baja y distantes del debate de las ideas de la política como ciencia y la política electoral, pero había que entender una razón lógica frente a todos esos ataques de Balaguer a Peña y es que, como sucede en estos momentos, lo era también en el entonces, en el que la clase poderosa de este país que apoyaba a Balaguer, no aceptaba que un hijo de nadie, sin nombre y sin apellido sonoro, como lo era José Francisco Peña Gómez, ocupara el solio presidencial.

Por otro lado, el odio y el resentimiento albergado en los corazones de dos lideres políticos como los antes mencionados que se unieron para enfrentar a Peña, no les permitía que este se convirtiera en presidente, llegando estos hasta el extremo de dejar sus diferencias personales históricas con tal de unificar su propósito u objetivo que en este caso lo era llevar a Leonel Fernández a la presidencia de la República.

El autor es:  Abogado, comunicador, dirigente juvenil y miembro del PRM en Barahona.