BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

El país se pudo librar del Ómicron

0 comments
POR SANTO SALVADOR CUEVAS

La alarma de una nueva variante del Covid-19, surgió en África hace apenas menos de 3 meses, de inmediato organismos competentes advirtieron que el Ómicron contagiaba rápida y se orientaba a tomar las medidas preventivas pertinentes.

Todos los países del mundo prendieron la atenta y actuaron en consecuencia, por ello cuando esta variante llega América, sus efectos son monitoreados y contrarrestado con eficacia.

Pero en República Dominicana esta alerta fue ignorada por las instancias competentes, esto así por que para el gobierno dominicano es más importante la entrada de divisas vía el turismo. Por ello, los cruceros entraron en masas y sin control, los aviones repletos de turistas llegaron y a nadie se le pidió una tarjeta que indicara al turista libre de contagio.

Prevalece en el gobierno un espíritu mercantil y pecuniario en donde la acumulación de capitales está por encima de la salud y la vida de la nación entera.

Unido a lo anterior, el gobierno dio luz verde a los artistas para grandes eventos y autorizaron concentraciones masivas de evangélicos, y en diciembre reinaron sin control los teteos por todas las ciudades del territorio nacional.

Ahora el país está atrapado por la variante del Ômicron, con la gran calamidad que cuando los pacientes acudimos a las farmacias con la receta detrás del medicamento, ya no aparece por la gran demanda que hacen los afectados.

Las clínicas y hospitales del país están llenos de doctores y enfermeras afectados también.

El país está indefenso, el gran golpe se aproxima la próxima semana pues el gobierno ha decido el reinicio de docencia presencial en todas las escuelas públicas, siendo el gremio de los maestros (ADP) quien reivindica el rol que debe asumir el gobierno pues son los gremialistas quienes se resisten a la docencia presencial.

El pueblo debe mantenerse en alerta y tomando las medidas sanitarias necesaria, que surjan los tes de hoja y, todos juntos, a defender la salud y la vida.