BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

¿Cuánto tiempo se puede vivir sin chucuchá?

0 comments
BARAHONA: Seguramente, leer esta pregunta te ha hecho pausar y pensar: ¿Desde cuándo la ausencia de chucuchá  se puede comparar con la falta de algo tan vital como el oxígeno, el agua o la comida que necesita el cuerpo humano para sobrevivir?

Sabemos que dos minutos sin respirar o tres a cinco días sin tomar líquidos ponen fin a la vida, pero lógicamente, no tener intimidad jamás será escrito como causa de fallecimiento en un certificado de defunción. Sin embargo, nuevos estudios en medicina se-xual afirman que a partir de tres meses de abstinencia, la salud física y emocional lo empiezan a notar.

Y es que, más allá de conectar con una pareja, procrear, y provocar placer, tener intimidad es parte de un estilo de vida saludable, como hacer ejercicios y comer sano. No obstante, no se ve así. Y quizás, los médicos deberían recomendarle a sus pacientes cómo quemar calorías en la cama es tan poderoso como correr ó comer brócoli.

¿Sabías que tener chucuchá regularmente tiene un 60 % menos de posibilidades de sufrir enfermedades del corazón y que podría ser un gran aliado para tratar la ansiedad y el estrés? Más razones para retomar tu vida sexual:

Hace brillar la piel: Durante el orgasmo se estimula la circulación sanguínea y la secreción de agua haciendo que que el rostro luzca hidratado.
 
Alivia la migraña: Si eres de las que usa la excusa del “dolor de cabeza” para evadir a tu pareja en la cama, debes saber que ese pretexto ya no es válido pues tener relaciones desencadena la liberación de endorfinas a través del sistema nervioso y las cuales actúan como analgésicos naturales, mejorando y hasta eliminado los dolores de migraña y de cabeza.

Fortalece el sistema inmunológico: En tiempos de pandemia hay una razón más para tener se-xo regularmente, pues una o dos relaciones por semana eleva los niveles de ciertos anticuerpos.

Te invito a reflexionar sobre tu vida sexual y cómo muchas veces la tienes abandonada porque el trabajo, la casa, la familia y las miles de responsabilidades que tienes no te dejan tiempo para el placer, convirtiéndote en una estatua de hielo cada noche… Dime cuánto sexo disfrutas y te diré cuán saludable vivirás.