BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

El Gobierno, desde el Ministerio de Turismo, asesina esperanzas desarrollo Barahona como IV Polo Turístico

0 comments


Por José Medina
Armario libre

BARAHONA: El ministro de Turismo, David Collado, “no ha dado pie con bola”, para el desarrollo del IV Polo Turístico, que comprende las provincias de Barahona, Pedernales, Bahocuco e Independencia.

Barahona lo tiene todo, y un poquito más. Hoteles y balnearios a lo natural, pero hace falta una ayuda del presidente Luis Abinader para lograr los objetivos.

A excepción de Pedernales, Collado y el presidente Luis Abinader, han maltratado, ha opacado, desconsiderado y hasta asesinado el desarrollo turístico para la provincia de Barahona, considerada, por su importancia y ubicación estratégica, la capital de las cuatro demarcaciones que integran la región Enriquillo.

Las primeras señales de que el turismo no sería una prioridad para el Gobierno del Cambio, en Barahona, fue la aprobación a la carrera, del contrato de la empresa Belfond, para la explotación de calcio en la loma de Las Filipinas y la reparación del muelle de Barahona; seguido por la disposición administrativa, de eliminar un viceministro de Turismo para la región Enriquillo, operando para las demás provincias desde Barahona.

Collado, al abolir el viceministro de Turismo para las cuatro provincias de la región Enriquillo, designó a la señora Maribel Hernández, directora regional, teniendo que ver con las diez demarcaciones, desde San Cristóbal hasta Elías Piña, Independencia y Pedernales.

De las diez provincias del Sur, turísticamente, Barahona es la que está más adelantada, porque tiene muelle, el aeropuerto María Montez, ríos, playas y montañas, pero nada de eso ha servido para nada, (le hacen el fo a la más bella”.

La señora Hernández, designó a la joven Flor Adelina Kohury Lafontaine, subdirectora regional de Turismo, sin embargo, el trabajo es bastante limitado, porque no existe logística para desempeñar las funciones.

Debido al cargo, Kohury Lafontaine, tiene que caminar las diez provincias de la región Sur, sin embargo, no tiene asignado vehículo, combustible, ni nada de logística para realizar un buen trabajo para bien de la zona.

Si los jefes le asignan un trabajo a la funcionaria de turismo regional, debe usar el vehículo de su familia, o irse pagando pasaje en transporte público.

Sin embargo, igual situación pasa con la oficina de Turismo en Barahona, donde fue designada la joven Leandra Betances, como encargada, según informes se trabaja de manera precaria, donde no hay una conserje que se encargue de limpiar la oficina.

Kohury Lafontaine y Leandra Betances, son dos jóvenes barahoneras que se prepararon pensando que algún día, el turismo llegaría a su región, sin embargo, han tenido ellas que ser parte del mayor desinterés de las autoridades para desarrollar lo que soñaron un día, que quizás, jamás imaginaron que serían parte, pero no del desarrollo como se habían propuesto, sino del fracaso.

Tres escenarios de la provincia de Barahona, la playa de San Rafael, el balneario de Los Patos y el balneario Villa Miriam, en San Rafael, en la costa de la Perla del Sur, Novia del Caribe y Capital de la Belleza.

El ministro de Turismo, David Collado, así como el presidente Luis Abinader, debieron fortalecer lo que ya había en Barahona, para conseguir el desarrollo para la región Enriquillo de manera mancomunada, no destruir lo que por siempre ha existido.

La última para de tierra del Gobierno al turismo de Barahona, lo pretenden cometer convirtiendo el hotel Guarocuya, un ícono hasta cultural del pueblo, en un hospital oncológico, cuando en la zona, todos los fines de semana hace falta habitaciones para los huéspedes que visitan, de manera natural, la región Enriquillo.

A casi dos años de Gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM), el ministro Collado ni el presidente Abinader, han tomado una sola medida que resulte cónsona con el desarrollo que quieren los barahoneros para su Barahona. Barahona lo tiene todo, y un poco más, y el pueblo demostrará que, a pesar de los golpes, resistirá, y se desarrollará, con la buena voluntad de los barahoneros, contando con sus bellezas naturales, porque no le hará falta la intervención de ningún gobierno.