BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Los Ángeles Lakers fuera de los ‘play offs’, caen al abismo

0 comments
PHOENIX: Los Ángeles Lakers sellaron esta madrugada la crónica de una muerte anunciada. Lejos de competir por el título, como se espera de un equipo con tan brillante historia y con LeBron James en sus filas, la franquicia dirigida por Frank Vogel perdió anoche frente a los Phoenix Suns (110-121), por lo que, sumado a la victoria de San Antonio Spurs frente a Denver Nuggets (116-97), quedó sin opciones matemáticas de disputar el play in, torneo eliminatorio previo a los playoffs de la NBA.

Con un récord de 31 victorias y 48 derrotas, los Lakers consuman así uno de los mayores fracasos que se recuerdan en la historia reciente de la liga. Fuera de la lucha por los playoffs antes de primavera, el equipo angelino centró todos sus esfuerzos en conseguir el billete a las eliminatorias a través del play in, reservado para los equipos que ocupan séptima, octava, novena y décima posición de la conferencia. Tampoco fue posible. Después de una caída sin frenos, en la que solo las noches estelares de LeBron James maquillaban el despropósito, los campeones de 2020 ya están de vacaciones a falta de tres partidos para terminar la fase regular.

Pero la debacle no es fruto de un día. Ni siquiera de un mal mes. La franquicia de púrpura y oro selló su descenso a los infiernos mucho antes, en la preparación de la temporada. Tras la incorporación de Russell Westbrook, MVP de la liga en 2017, Rob Pelinka, jefe de operaciones del conglomerado angelino, decidió reunir en la plantilla a Dwight Howard, Trevor Ariza, Wayne Ellington y Kent Bazemore, jugadores con pasado en el equipo. También se sumaron Carmelo Anthony, Malik Monk, Avery Bradley, Rajon Rondo y DeAndre Jordan.

Todo para intentar repetir el título de hace dos temporadas. De hecho, con semejantes nombres sobre el papel, los Lakers partían como uno de los principales favoritos a hacerse con el anillo al comenzar el curso: segundos, tras los Brooklyn Nets, según las casas de apuestas de Las Vegas. La realidad, sin embargo, ha destrozado todas las expectativas angelinas.