BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Carta a Mamá

0 comments
Por Miguel Leger

Mamá, cuanto tiempo tengo que no me tomo un café con pan como el que tu me hacías, y jamás mi paladar ha podido disfrutar de una rica comida preparada con unas manos benditas como las tuyas, mamá. 

Mamá, mi memoria tiene razón de ser, porque nunca se olvidará de tus abrazos, de tus consuelos, de tu ternura, de tu divino amor, de tus orientaciones para que sea un hombre de bien, y de los tantos sacrificios que hiciste para mandarme a estudiar; pero tu sabes y tus hijos mucho más, que nos faltarían todas las páginas que le quedan al tiempo y toda la tinta que tiñe el inmenso Mar para escribir todo lo que hiciste por mí, Mamá. 

Quiero que sepas, por si tu nuevos vecinos Ángeles no te han dicho, que gracias a tu esfuerzo soy un hombre de bien, que está criando a sus hijos siempre guiándome de tus huellas indelebles. Y que que doy mucho amor, consejos y protección, tu sabes, tratando de ser como tú, mamá.

Ay! perdóname, que debí felicitarte por  ser el Día de las Madres dulces, humildes, y amorosas como lo eras tú, Mamá. 

Y por último, nunca olvides, allá en el Cielo, que en la Tierra tienes tus hijos que te quieren. Porque te  prometo, en nombre de los demás, que nunca olvidaremos que más allá de la Eternidad, contaremos con el amor y la protección de una Madre que ahora vive en el cielo.