BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Falló el manual de seguridad

0 comments
POR SANTO SALVADOR CUEVAS

Al evaluar la facilidad como fue asesinado el Lic. Orlando Jorge Mera, ministro del Ministerio de Medio Ambiente, Su Excelencia Luis Abinader,  presidente de la República, dijo al país y al mundo que frente a ese asesinato "no falló la seguridad", es decir que, penetrar a un Ministerio portando armas de fuego, llegar con toda la facilidad hasta el despacho de un  ministro, desarrollar una discusión acalorada, desenfundar un arma de fuego y descargar los 13 tiros de la pistola sin ser neutralizado el asesino, según el presidente Abinader, ahí "no hubo fallo de seguridad".

Interpreto que el señor presidente parte de lo habitual en donde hemos asumido como normal el hecho de que, sin suspicacia ni alerta en el cuerpo de seguridad de un funcionario de alto nivel, no vea el peligro cuando se trata de un "amigo de infancia", o un hermano, quien tiene "luz verde" para penetrar armado ante el despacho de un ministro.

Es posible que el presidente de la República tenga razón, por que parte de un comportamiento habitual de quienes son encargados de proteger la vida de los funcionarios públicos, sin embargo, quienes asesoran al presidente de la República, debieron hacer la observación  de que en verdad lo que sí ha fracasado es el Manual de Seguridad que impera desde antaño en el país, y fracasó por que dicho Manual es anacrónico, no se revisa ni se nutre de la experiencia.

En el caso del asesinato de Orlando Jorge Mera, se acaba de "tropezar de nuevo con la misma piedra", el mismo escenario y el mismo modus operandi, aunque 7 años después, y que arrancó la vida al alcalde Juan Concepción de los Santos Gómez, en el mes de diciembre de 2015. 

Es decir, como ahora en el Ministerio de Medio Ambiente, un amigo de antaño penetró al despacho del alcalde y le vacío la pistola sobre su cuerpo, arrancándole la vida al instante.

Si quienes manejan el Manuel de Seguridad de los funcionarios públicos hubiesen aprendido la lección pues hoy no hubiésemos sentido el dolor nacional que deja consigo la muerte de Orlando Jorge Mera.

Entonces, hay que admitir, que de nuevo falló el Manual de Seguridad.

Si asumimos esta observación, entonces, debe ser de rigor que el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, instruya la revisión y actualización del Manual de Seguridad, y que se ordene lo siguiente para todas las oficinas públicas:

1. Ningún ciudadano debe entrar ni con arma de fuego, ni con arma blanca a ningún despacho de la administración pública.

2. A ningún funcionario público el nuevo Manual de seguridad le reconoce amigos ni hermanos, todo el que vaya a visitar deber ser sometido a revisión personal y con detectores electrónicos de metales.

Lo que tratamos es llamar la atención del Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo de cara a un proyecto de ley que lleve a iniciar un debate en el Congreso Nacional sobre el Manual de Seguridad.

En fin, señor presidente Abinader, no falló la seguridad tal señala usted, lo que sí falló fue el Manual que cada cierto tiempo debe ser actualizado.