BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Fiscal de Barahona: “Me trataron como un delincuente a quien hay que apresar”

0 comments
Tomado de El Caribe

BARAHONA: El fiscal adscrito a la Procuraduría Regional de Barahona, Jhoeudis Medina Pérez, califica como un atropello la manera que fue detenido por agentes de la Fuerza de Tarea  Conjunta Ciudad Tranquila (FT-CIUTRAN) el pasado viernes 9 de septiembre.

El trato en todo momento fue desconsiderado, como si se tratara de un delincuente a quien hay que apresar”, expresa en un informe sobre el incidente, emitido a sus superiores.

Los agentes lo detuvieron alrededor de las 6:15 de la tarde mientras realizaban requisas por las calles de la referida ciudad.

El fiscal explica que en medio de dicha detención, con ánimos exacerbados  e imperativos, uno de los agentes preguntó que si era militar y que si tenía armas de fuego.

 “Frente a la referida pregunta procedí a responder que no era militar, que mi función profesional era ser Fiscal, y que tenía conmigo una arma asignada por la fiscalía, cuestión que hice al tiempo de presentar mi carnet y cedula de identificación”, expresa en la misiva.

En el informe, indica que luego otro agente con una voz muy alta, imperativa y del mal tono le ordenó que apague la guagua que transitaba, que se desmonte del mismo y que le entregara el arma.

Narra que se negó a la petición explicándole que al estar en regla debían proceder a dar por concluida la requisa. Sin embargo, esto molestó más al agente  y “ordenó a los demás agentes que me mantengan cercado evitando que me mueva”. 

Al llegar un supervisor explicó la situación y realizarle una verificación de los documentos, nunca le le devolvieron su carnet.  Ante todo esto, Medina pidió que le permitieran retirarse, al no presentar ninguna falta, a lo que los agentes no accedieron a pedir el arma o de lo contrario, seria retenido el vehículo.

Esta situación hizo que el fiscal realizará distintas llamadas de fiscales en turno para dar a conocer las coordenadas y situación, por sentirse en peligro.

Durante toda la situación la actitud de los agentes fue “hostil”, al punto de presenciarse una pequeña multitud de personas allegadas al lugar, quienes no veían con buena actitud las acciones de los agentes.

Tras varias horas de la situación, el supervisor Roberto Radhamés procedió a  revisar el vehículo junto al fiscal Freddy Garcِía, luego de ser trasladado a un destacamento de la Policía Nacional.  

El fiscal adscrito a la Procuraduría Regional de Barahona, Jhoeudis Medina Pérez, califica como un atropello la manera que fue detenido por agentes de la Fuerza de Tarea  Conjunta Ciudad Tranquila (FT-CIUTRAN) el pasado viernes 9 de septiembre.

El trato en todo momento fue desconsiderado, como si se tratara de un delincuente a quien hay que apresar”, expresa en un informe sobre el incidente, emitido a sus superiores.

Los agentes lo detuvieron alrededor de las 6:15 de la tarde mientras realizaban requisas por las calles de la referida ciudad.

El fiscal explica que en medio de dicha detención, con ánimos exacerbados  e imperativos, uno de los agentes preguntó que si era militar y que si tenía armas de fuego.

 “Frente a la referida pregunta procedí a responder que no era militar, que mi función profesional era ser Fiscal, y que tenía conmigo una arma asignada por la fiscalía, cuestión que hice al tiempo de presentar mi carnet y cedula de identificación”, expresa en la misiva.

En el informe, indica que luego otro agente con una voz muy alta, imperativa y del mal tono le ordenó que apague la guagua que transitaba, que se desmonte del mismo y que le entregara el arma.

Narra que se negó a la petición explicándole que al estar en regla debían proceder a dar por concluida la requisa. Sin embargo, esto molestó más al agente  y “ordenó a los demás agentes que me mantengan cercado evitando que me mueva”. 

Al llegar un supervisor explicó la situación y realizarle una verificación de los documentos, nunca le le devolvieron su carnet.  Ante todo esto, Medina pidió que le permitieran retirarse, al no presentar ninguna falta, a lo que los agentes no accedieron a pedir el arma o de lo contrario, seria retenido el vehículo.

Esta situación hizo que el fiscal realizará distintas llamadas de fiscales en turno para dar a conocer las coordenadas y situación, por sentirse en peligro.

Durante toda la situación la actitud de los agentes fue “hostil”, al punto de presenciarse una pequeña multitud de personas allegadas al lugar, quienes no veían con buena actitud las acciones de los agentes.

Tras varias horas de la situación, el supervisor Roberto Radhamés procedió a  revisar el vehículo junto al fiscal Freddy Garcِía, luego de ser trasladado a un destacamento de la Policía Nacional.