BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Especialista dice jóvenes beisbolistas sufren desilusión cuando no alcanzan metas

0 comments
Por Emma Pérez

Barahona: Las metas no alcanzadas de llegar  Grandes Ligas, de jóvenes peloteros provocan una desilusión entre estos, quienes a veces son presionados por uno de sus padres, compromisos con los entrenadores y sus propias metas de  lograr el objetivo que se han planteado.

Así lo consideró el terapeuta familiar y de pareja, Octavio Féliz Vidal, al participar con invitado en el Programa Acción de la Tarde, de Palma 90.7 FM para analizar el tema de los jóvenes peloteros y sus familiares que ven el Béisbol fuente para obtener recursos económicos.

Indicó que en muchos casos el sueño surge de uno de los padres que proyecta en uno de sus hijos sea médico, abogado, guardia, pelotero, este último por los recursos que obtienen y les genera presión porque no es lo que quieren, otros que lo hacen por les gusta, sienten su propia presión y al no alcanzarlo se desilusionan.

Señaló que también está el caso de los entrenadores por el trabajo que realizan y que de eso dependerán los beneficios económicos que pueden obtener.

Indicó que en ámbito educativo los jóvenes son motivados a estudiar en programas que son destinados para adultos como es PREPARA, que no es igual que el sistema tradicional de formación y los jóvenes beisbolistas que no logren sus objetivos, pueden quedar con un nivel académico deteriorado y puede dificultarle ser un buen profesional.

Sin embargo, dijo que cuando llegan a cursar el bachillerato puede optar por cursar una carrera   universitaria, si ven que la pelota ya no sería una fuente de sustento económico.

“es una situación muy compleja de doble vinculo donde tanto la familia como el joven que quiere llegar a grandes ligas, se les destruyen las ilusiones en el camino y esa falta de ilusión se podría manifestar en que el joven no tenga impute en el próximo plan de vida, aunque no signifique que fracasaran en los proyectos futuros”, dijo el profesional.

El catedrático universitario, entiende que hay que tener mucha fuerza de voluntad para retomar la vida después de una desilusión por un proyecto no logrado.