BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Agropecuaria sin problema por deportaciones en el Suroeste

0 comments
BARAHONA: La masiva deportación de extranjeros en condición de irregularidad que hace el gobierno dominicano, principalmente de sus vecinos haitianos que, conforme al titular de la Dirección General de Migración, Venancio Alcántara, reveló que repatrían entre 800 y 1,000 por día, Hasta el momento no impactan en el sector agropecuario del Suroeste.

Productores agrícolas consultados por #LaLupadelSur, dijeron que hasta el momento no han confrontado dificultades para contratar mano de obra haitiana para laborar en sus plantaciones.

Dueños de fincas, así como de pequeñas unidades productivas contactados sobre el particular tanto de la zona de Tamayo, Vicente Noble, el Peñón, Cabral, Canoa, Fundación, entre otros, dijeron que las deportaciones no han llegado a estas comunidades que se dedican al cultivo de distintos rubros agrícolas.

El empresario agrícola, Rafael Antonio Batista Gómez (Toño), así como Edual Medina, ambos productores de este municipio perteneciente a la provincia Bahoruco, revelan que hasta el momento en la zona no hay escasez de mano de obra extranjera.

Batista Gómez, exdirector de la UASD Recinto Barahona, consideró que una de la razón por la cual no hay problemas en ese sentido y aún pueden emplear a personas naturales de Haití en las labores agrícolas, se debe a que hay una comunidad que reside legalmente en la zona cañera, la cual puede justificar su permanencia en el territorio nacional.

Tampoco la zona cafetalera tiene dificultad

Productores de café de la zona de Polo, dijeron que tampoco el sector cafetalero de esa demarcación, tiene dificultad para contratar mano de obra haitiana que labore en sus cafetales, pese a las deportaciones masivas de nacionales del vecino país, sobre todo, aquellos o aquellas en condición migratoria irregular.

Sobre todo, en una fecha clave para la caficultura, expresan productores de café del municipio de Polo, entrevistados por el periodista Daniel Urbáez, porque se está en la temporada de recolección del grano aromático en que la mano de obra extranjera se hace indispensable.