BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Y por qué a Barahona no?

0 comments
Por Leonardo Mercedes

Excelente por el gobierno, aplausos para él: inaugura el renovado malecón de cabrera con una inversión de 73 millones de pesos, dedica más de 1,500 millones de pesos para mejorar los de Nagua, Samaná, Sabana de la Mar y Santo Domingo Este, llenando de esplendor y vida esas comunidades.

Pero, quisiéramos saber: Qué le habrán hecho los barahoneros al presidente de la República, a su equipo y a los sectores de poder que lo aúpan, que para nosotros solo son migajas y golpeos, y al malecón de Barahona, en cambio, lo arrabalizan, afean, destruyen, impidiendo a los citadinos y visitantes el disfrute de la hermosamente inigualable panorámica marina que les ofrece las torna azuladas aguas del mar caribe y el cocodrilo durmiente de la Sierra de Martín García y su bella Punta del Curro, con la construcción en su playa y puerto de verjas, muros y edificaciones permanentes para oficinas de empresas privadas y entidades públicas, la instalación de equipos y maquinarias fijas y movibles para la exportación de blocks, agregados y carbonato cálcico, que cubren todo el malecón y la ciudad de nubes del molestoso y contaminante  polvo patógeno que producen y que agrede las vías respiratorias y la salud de sus habitantes, poniendo en alto riesgo sus vidas.

Evidentemente, que para "allantarnos", dormirnos y apaciguarnos nos pavimentan e iluminan el malecón; lo que no está mal. Pero, de qué vale esto si impiden el disfrute placentero de contemplar  los amaneceres y atardeceres de nuestra incomparable ensenada de la Bahía de Neiba? Sin esto, nuestro malecón pierde todo su atractivo, esplendor y razón de ser y se convierte en un malecón sin vista al mar, al estilo Santiago que, por lo menos, tiene vista al río.

Señor presidente, llénese de gloria, ya se lo hemos solicitado en varias ocasiones, por escrito y personalmente, cumpla con su promesa de "sacar a Barahona del atraso" que por más de medio siglo la tiene hundida en la pobreza y miseria espantosa, de un paso al frente con una contundente demostración de que se así será, devolviéndonos el malecón de Barahona desarrabalizado, modernizado, ampliado y extendido desde Villa Central hasta Playa Azul (El Estero) con tanto o mayor esplendor que los antes citados.

Los barahoneros le quedaremos eternamente agradecidos. Y ese pudiere ser el inicio de la ejecución del Plan Maestro de Ordenamiento, Rehabilitación y Desarrollo Urbano de la ciudad de Barahona, ya esbozado desde hace tiempo.