BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

La solidaridad me dio la libertad. gracias por quererme tanto.

0 comments
Por Obispo Figuereo 

Una vez llegaron conmigo el Coronel retirado Rafael Cuevas y tres miembros del ejército al cuartel policial de Neyba; en la parte frontal estaban los colegas José Cuevas (Cholo) y Julio Medina (Rojo). Cholo y Rojo obligaron a los agentes a que me quiten la esposa, se respete mi dignidad y derechos

Minutos después llegó Romayra Florián y me dijo "nuevamente aquí mi hermano" (queriendo decir que como en otras ocasiones está a mi lado). Esta formidable mujer, con don de gente, con a un hermano siempre me ha acompañado en los distintos apresamientos que durante muchos años se producen en mi contra. 

Al día siguiente se sintió la presencia y aportes de los compañeros: Andrés Julio Ricardo (Guevy), Faustino Reyes Díaz; quien gestiono me sacarán del lugar nauseabundo y me llevarán a una habitación que hay en el segundo piso del cuartel; ahí estaba como en la sala de mi casa. No sabía que ese negrito tiene tanto poder en Neyba.

Otoniel de León y otros comunicadores Guevy me hizo una entrevista de lo ocurrido durante mi apresamiento por aproximadamente dieciocho o veinte minutos en vivo para UVA FM; Faustino grabó e hizo noticia para Telemicro; Otoniel se expresó para medios de comunicación, me llevo desayuno y almuerzo.

No puedo dejar de mencionar a quien hemos bautizado como el Ángel de la Guarda del Campamento Libertad, la comunicadora Wendy Berroa; se tiro encima mi causa difundiéndolo en su propio canal y otros medios.

Bien temprano en la mañana se presentaron el Abogado Versage, los colegas del Ceajuri José Corniell, José Ariel Feliz Medina y Rafael Arquímedes González Espejo.
También el colega Alejandro Jiménez Novas (Sandy).

Los Abogados Guevy y Versage se me ofrecieron para asumir mi defensa en el Tribunal si era necesario.

Fueron muchos los Abogados y Periodistas que sin yo saber desde dentro movieron cielo y tierra para lograr mi libertad.

Finalmente, el Ministerio Público entendió que esto es un vaso del Juzgado de Paz, ordenó nuestra puesta en libertad e iremos el próximo lunes a audiencia que se conocerá.

La solidaridad expresada de los Abogados, la prensa y el pueblo en general atrapó al Ministerio Público y al Gobierno. No le quedaba otros, me soltaban o tendrían que enfrentarse a un torrente de repudio generalizado.

A mí me liberó la solidaridad. Gracias por quererme y darme tanto. No los defraudaré.