BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Imponen tres meses de coerción a implicados en la muerte del hijo de comunicador Néstor García

0 comments
Por Leo Corniel

BARAHONA: La Oficina de Servicio de Atención Permanente del Distrito Judicial de Barahona, impuso este jueves tres meses de prisión preventiva contra los implicados en la muerte del joven Abel García Reyes, hecho ocurrido el jueves 10 de febrero en el sector “Los Maestros” de esta ciudad.

A Laury Feliz (Bebe), Oliver Feliz (Goley u/o Golen), Albert Junior Moreta (Mello), Daysi Nathalia Melo Cuello, y Ramon Yordy Moreta Ruiz y/o Raomon Osvaldo Moreta Féliz, le fue impuesta la medida de coerción establecida en el articulo 226, numero 7 del Código Procesal Penal de la República Dominicana, consistente en prisión preventiva durante un periodo de tres meses.

El organismo ordena que Laury Feliz (Bebe), Oliver Feliz (Goley u/o Golen), Albert Junior Moreta (Mello), y Ramon Yordy Moreta Ruiz y/o Ramón Osvaldo Moreta Féliz, sean enviados a la cárcel pública de esta ciudad, mientras que Daysi Nathalia Melo Cuello, cumplirá la medida de coerción en el Centro Correccional de Baní- Mujeres.

La revisión obligatoria de la medida fue pautada para el 8 de julio de este 2022, se consta en la resolución penal número 587-01-2022, de la Oficina de Servicio de Atención Permanente del Distrito Judicial de Barahona.

Los abogados de la parte querellante son los doctores Jhovany Reyes Otaño, Ariel Féliz Medina, Manuel de Jesús Báez, Praede Olivero Féliz y Robert Medina.

Los abogados de la defensa son los doctores José Antonio Caraballo y Yuly Rocha.

NUERTE DE ABEL GARCIA REYES

La noche del pasado 10 de febrero, murió de un disparo en la cabeza Abel García Reyes, de 35 años, quien residía junto a sus padres, el comunicador, abogado y maestro Néstor García y la profesora Carmen Reyes, en un hecho registrado en la urbanización Los Maestros de esta ciudad.

Según el tío de la víctima, Yobanny Reyes, al momento en que se produjo el hecho, en una casa que está ubicada en el mismo sector donde residía su sobrino, supuestamente varios jóvenes se encontraban presentes y se marcharon luego de lo ocurrido.

Al lugar se presentaron sus padres, familiares y amigos de la víctima; así como miembros del Departamento de Investigaciones Criminales de la Subdirección Regional Sur de la Policía Nacional.