BUSCAR EN NUESTRA PAGINA

Header Ads

Rafael Leónidas Martínez Encarnación (Fuche) a la Inmortalidad del Pabellón de la Fama de Barahona

0 comments

Rafael Leónidas Martínez Encarnación (Fuche) es otra de las estrellas del deporte del Batey Central y de Barahona, que en su oportunidad iluminó con su luz refulgente el cielo deportivo de toda la comarca suroestana. Nació en el activo y populoso sector del Batey Central, al inicio de la primavera del año 1936, específicamente el 11 de abril. Fueron sus padres los señores, Edelmiro Martínez y María Eusebia Encarnación, poniéndole como nombre de pila, Rafael Leónidas. Fuche es parte de la dinastía de “Los Martínez”, pues es hermano de Nery, de Lulin y tío de Teodoro Martínez, otras glorias del deporte.

En su niñez cursa la primaria en la Escuela Anaima Tejeda del Batey Central y allí alcanza el sexto grado escolar y como obligación de la escuela inicia sus actividades deportivas en las disciplinas comunes del momento como eran, béisbol, voleibol y otros. Era tanta su pasión deportiva que de manera continua se le observaba participar como fanático en las competencias entre equipos representativos de las regiones y fue por ello, que fue uno de los testigos del choque entre los colosos de Santiago y Barahona, el 11 de enero del 1948.

Su infancia se desarrolla en los menesteres barriales y escolares y al momento de alcanzar los quince años de edad, en el 1951, los desafíos beisbolísticos se suceden con mayor frecuencia y ya para el 1954 se inicia de manera formal en béisbol y participa con el equipo de la Farmacia Cury, con el del Central Barahona y con otros más. Estos torneos ocurrían en el antiguo play detrás del mercado público y Fuche se desempeñó, primero cono receptor y más tarde pasó a defender la primera base.

Sus actuaciones estelares lo llevan a ser seleccionado como miembro de la Selección de Béisbol de Barahona. Ya en esta última situación tuvo como manager a Rafael Altuna y a Paleta Medrano. Es con esta selección que Rafael Martínez (Fuche) explota como un atleta de calibre. Su oportuna actuación para lograr que el equipo gane, lo sitúa como un buen empujador y es designado quinto bate de la selección y en algunas ocasiones ocupó la posición de cuarto bate, todo ello, con la expresa intención de vaciar las bases y de empujar las carreras gananciosas.

Se destacó como buen bateador, su defensa en la inicial fue sencillamente formidable, sus lances a las bases para hacer out y doble matanzas eran impecables. Todo ello hizo que a Fuche Martínez se le conociera como el “fenómeno deportivo del sur”.
Paralelo a su actividad deportiva, trabaja en el Ingenio Barahona, al cual entró en el 1955 como aprendiz de soldador y luego fue contratado como soldador y también con los equipos locales practicaba softball, y en esta última disciplina jugó para el Ingenio Barahona, lo que le permitió ir a competir a Panamá con una selección softbolística de ese hermano país.

Durante los años del 1959 hasta el 1967, la selección de béisbol de Barahona compitió con las selecciones de Azua, Baní, San Juan, San Cristóbal, Las Matas, Elías Piña y otras y en todas esas competencias estuvo presente Fuche Martínez, aportando a la causa de su equipo. Estas actuaciones llevan a Barahona a ser Campeón Nacional en el 1963 y este galardón lo hace viajar a Aruba y en ese país los sureños vuelven a tronar sus bates y metrallas y derrotan en la contienda a los arubeños.

En el año 1968 y ya en su trabajo del Ingenio Barahona, Fuche sufre un grave accidente al momento de que un compañero enciende la máquina de transportar bagazo, la cual le cercena totalmente el brazo izquierdo y este fatal acontecimiento le cambia drásticamente su vida. Como es lógico, después de su recuperación, no volvió a jugar más; pero su pasión por el deporte lo hace dedicarse a dirigir equipos; en este caso, de softball, tales como Los Halcones, Los Ferrocarrileros, entre otros. Luego pasó a ser Supervisor Laboral del Ingenio Barahona en soldadura y armadura.

Fuche Martínez es también un muy prolífico progenitor, ha procreado un total de 34 hijos e hijas y actualmente vive en la calle Benigno Cámpiz del Batey Central, hoy Villa Central, con su esposa Mélida Martínez y los hijos de ambos: Wendy Jeremías, María Altagracia y María Rafaela y algunos de sus nietos. Entre sus hijos se cuentan además a Rafael, Pavel, Leandro, Mario, Guaroa, Osiris, William, Ramiro, Arianny, Iraima, Adolfina (fallecida), Marietel, Karina, Yaneris, Rosa, Tony, Alexis, Ruddy, Fraulin, Gina, Raysa, Paúl, Kirsy, Rosa, Alexis, Winston (fallecido), Margarita (fallecida), Daihana, Rafael (Felo), Chiquita (fallecido) y Candelier.

¡FUCHE MARTÍNEZ, ERES BRILLO ESTELAR DE NUESTRO ORGULLO DEPORTIVO. HONOR Y GLORIA!